A+ A A-

¿Cómo el mareo y el vértigo afectan la calidad de vida?

Mejorar la calidad de vida depende de un diagnóstico y tratamiento oportuno Mejorar la calidad de vida depende de un diagnóstico y tratamiento oportuno

Los mareos y vértigos afectan la calidad de vida al crear ansiedad y angustia, lo cual limita el cumplir con las actividades diarias.

A Rosaura Infante le cuesta levantarse de la cama y salir sola porque sufre de mareo constante, y una sensación de que todo le da vueltas sin parar, acompañada de náuseas, vómitos y falta de estabilidad para andar, que le producen ansiedad y mucha angustia. Estos síntomas han afectado progresvamente su calidad de vida.

Recuerda varias salidas a la calle en las que ha terminado en el suelo sin saber cómo llegó allí. “Es algo repentino que no puedo predecir ni controlar y que ha implicado cambios en mi vida, y un estado mental bastante desanimado”, comentó para Comstat Rowland.

Como ella, son muchas las personas que presentan problemas de movimiento relacionados con el sentido de la estabilidad y el equilibrio, como mareo y vértigo, los cuales afectan la calidad de vida y pueden estar asociados a diversas patologías.

La doctora Ligia Acosta, presidenta de la Sociedad Venezolana de Otorrinolaringología (SVORL), señaló que estos síntomas limitan el cumplimiento de las actividades diarias, especialmente la capacidad de fijar la mirada, realizar movimientos corporales y desplazarse.

Explicó que el mareo “es una sensación de desvanecimiento, aturdimiento, desorientación o debilidad corporal, que puede o no presentar pérdida del conocimiento, náuseas, vómito, palidez, frialdad y sudoración”.

Puede deberse a trastornos sistémicos, como: hipotensión, hipertensión, arritmias, hipoglicemia, hiperglicemia, hipotiroidismo, deshidratación, infecciones, anemias, post convulsiones e intoxicaciones, entre otras causas.

El vértigo es una sensación de movimiento o giros que a menudo se describe como mareo, generalmente acompañada de náuseas y vómitos.

Su origen puede ser por causas inflamatorias, infecciosas, traumáticas, tumorales, genéticas, vasculares, inmunológicas, metabólicas o cervicales, que afectan el funcionamiento del sistema vestibular, responsable del equilibrio ya sea en su porción periférica (oído Interno) y/o central (vías vestibulares centrales y corteza cerebral).

La también jefe de Servicio de ORL del Hospital de Niños J.M de Los Ríos, señaló que debido a los múltiples factores que generan esos síntomas, en especial, los trastornos sistémicos de tipo infecciosos, metabólicos o cardiovasculares, lo recomendable es acudir al médico para su orientación y tratamiento.

Existen fórmulas farmacológicas que ayudan al paciente a sentirse mejor, como el Dimenhidrinato que es usado para tratar y prevenir las náuseas, vómitos y mareos.(Con información de Comstat Rowland)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.